Crédito Tributario

Ley Arica y Ley Austral

El crédito tributario para las inversiones en las zonas extremas está vigente desde el año 1995 para el extremo norte del país, y desde el año 1999 para el extremo sur.   Ha sido una herramienta determinante para el desarrollo de las localidades a las que beneficia, y un motor sustancial para el desarrollo de esas zonas.  La Ley de Zonas Extremas ha incorporado importantes avances respecto de estos beneficios.

El crédito tributario para las inversiones en las zonas extremas permite a los contribuyentes que inviertan en las Regiones XV, XI y XII, y en la provincia de Palena, en la X Región, imputar contra el impuesto de primera categoría que determinen en el año respectivo un porcentaje del monto de la inversión.

Tipo de inversiones que dan derecho al crédito tributario

Situación de los inmuebles destinados al uso habitacional y de oficinas

Inversiones y bienes excluidos del beneficio

Monto mínimo y requisitos que deben tener los proyectos de inversiónPorcentaje de los créditos tributarios

Contribuyentes excluidos del beneficio

Suspensión o disminución del monto de los PPM

Prohibición de utilización múltiple

Cómo acceder al beneficio

Plazos durante los cuales se mantendrá vigente el beneficio

Gravámenes generales que pesan sobre los bienes que forman parte del proyecto de inversión

Incompatibilidad con otras bonificaciones fiscales

Tasa excepcional de crédito para ciertas inversiones efectuadas en la XV Región

Gravámenes especiales que pesan sobre algunos bienes que forman parte de las inversiones efectuadas bajo la Ley Austral


 

Tipo de inversiones que dan derecho al crédito tributario

Las inversiones que dan derecho a este beneficio deben materializarse en un proyecto de inversión, el cual puede consistir en la adquisición o construcción de los siguientes bienes físicos del activo inmovilizado de las empresas, siempre que sean depreciables y estén directamente vinculados con la producción de bienes o la prestación de servicios del giro o actividad del contribuyente:

  • Construcciones nuevas, excluyéndose el valor del terreno, ya sea construidos directamente por el contribuyente o a través de otras empresas.  Estas construcciones pueden consistir en inmuebles destinados preferentemente a su explotación comercial con fines turísticos.
  • Maquinarias y equipos, adquiridos nuevos o construidos por el contribuyente.

Situación de los inmuebles destinados al uso habitacional y de oficinas

También tienen derecho al crédito los contribuyentes que inviertan en la construcción de edificaciones destinadas a oficinas y al uso habitacional, que incluyan o no locales comerciales, estacionamientos o bodegas.  No obstante, en el caso de la Ley Arica -que beneficia a las inversiones que se realicen en las Regiones XV y I- para beneficiarse con el crédito, este tipo de construcciones debe ubicarse dentro del perímetro urbano de la ciudad de Arica y estar comprendidas dentro de su Plan Regulador.

Los locales comerciales, estacionamientos o bodegas, deben constituir construcciones complementarias o accesorias a la construcción principal, y no tratarse de unidades independientes.

Inversiones y bienes excluidos del beneficio

No dan derecho a imputar el crédito las inversiones que consistan en los siguientes bienes:

  • Aquellos no sujetos a depreciación (los que por su naturaleza no son susceptibles de ser depreciados, como por ejemplo los terrenos).
  • Los bienes que para efectos tributarios, según las tablas fijadas por el Servicio de Impuestos Internos, mediante sus diversas instrucciones, tengan una vida útil normal inferior a tres años.
  • Los vehículos motorizados en general (salvo las excepciones aplicables para la Ley Austral) con excepción de aquellos vehículos especiales fuera de carretera con maquinaria montada, entendiéndose por éstos todos aquellos vehículos que sean utilizados únicamente en los territorios que comprenden las regiones y provincias favorecidas, sin la posibilidad de que tales vehículos sean desplazados por las carreteras del país a otros lugares a desarrollar o a prestar las mismas actividades o servicios que señala la ley u otras diferentes, en territorios no amparados por las franquicias en comento.  Dentro de este tipo de vehículos se cuentan los camiones betoneras, las grúas en general, los bulldozer, etc.
  • Los bienes usados en general, ya sea que se hayan adquirido en el mercado nacional como en el mercado internacional.
  • Remodelaciones, mejoras y reparaciones de bienes muebles e inmuebles, usados o ya terminados.

Monto mínimo y requisitos que deben tener los proyectos de inversión

Para tener derecho al beneficio, el monto total de la inversión en los bienes incorporados al proyecto debe ser superior al equivalente a 500 UTM.  Para estos efectos, la UTM a considerar es la del mes en el cual se entienda ejecutado el proyecto respectivo, y por tanto, el contribuyente se encuentra habilitado para invocar el crédito tributario en comento.

Esta es quizá una de las modificaciones más importantes introducidas por la Ley de Zonas Extremas, y que sin duda impactará fuertemente en el desarrollo de dichas zonas, ya que antes de las modificaciones introducidas por esta ley, los montos mínimos de las inversiones iban desde las 1.000 UTM a las 2.000 UTM por proyecto.

Porcentaje de los créditos tributarios

Como fuera señalado, un crédito tributario es una cantidad que se permite rebajar del monto del impuesto a pagar.

El porcentaje de los créditos varía dependiendo del lugar donde se lleve a cabo la inversión, pero en general, y sin perjuicio de ciertas excepciones, para Ley Arica (XV Región) el monto bonificado es un 30% de la inversión, mientras que para la Ley Austral (regiones XI y XII y provincia de Palena), el crédito parte en un 32% y va disminuyendo progresivamente, hasta un 10%, a medida que se incrementan los montos de las inversiones.

Contribuyentes excluidos del beneficio

No tienen derecho al crédito los contribuyentes que a la fecha de la deducción del crédito adeuden al Fisco impuestos o gravámenes aduaneros con plazo vencido o sanciones por infracciones tributarias o aduaneras.

Suspensión o disminución del monto de los PPM

Otra mejora sustancial introducida por la Ley de Zonas Extremas es la posibilidad que tienen los contribuyentes que inviertan en las zonas extremas de suspender o disminuir sus pagos provisionales mensuales (PPM).  Esta es una medida que va en directo alivio de los contribuyentes, ya que generalmente las inversiones en activos fijos inciden directamente en la generación de utilidades tributables, por obra de la depreciación acelerada, lo que hace que la carga tributaria contra la cual imputar los créditos sea muy baja o inexistente, diluyéndose el beneficio.  En este escenario, los contribuyentes deben de todas formas pagar PPM, ya que la obligación de su pago nace por el hecho de tener ingresos brutos.

Para solucionar esta situación, la Ley de Zonas Extremas permite a los contribuyentes que hagan inversiones acogidas al crédito tributario suspender los PPM en función del crédito que se tendrá derecho según las inversiones que se proyecte realizar en el ejercicio, de manera que si la empresa tiene pérdidas, y no puede utilizar el crédito, no esté obligada a hacer PPM obligatorios.

Prohibición de utilización múltiple

El beneficio solamente puede impetrarse una vez para el mismo bien.

Cómo acceder al beneficio

Para acceder al crédito, los contribuyentes deben informar al Servicio de Impuestos Internos el monto total de la inversión realizada con derecho a crédito, lo que se realiza en la primera declaración anual del impuesto a la renta (Formulario 22) que debe formular por el año comercial en que se adquirieron o terminaron de adquirir los bienes o se dio término al proyecto, en la forma que lo determine dicho servicio en cada año tributario. 

Plazos durante los cuales se mantendrá vigente el beneficio

La Ley de Zonas Extremas extendió sustancialmente los plazos del crédito tributario.  En efecto, los contribuyentes tienen hasta el año 2025 para acoger sus inversiones al crédito de la Ley Arica y de la Ley Austral, el que pueden imputar respecto de proyectos de inversión terminados a esa fecha. 

Los remanentes de crédito (saldos o sobrantes) que resulten de la imputación del crédito al impuesto de primera categoría, podrán deducirse del mismo tributo que deba declararse en los ejercicios siguientes, cuestión que podrán hacer los contribuyentes hasta el 31 de diciembre del año 2045.

Gravámenes generales que pesan sobre los bienes que forman parte del proyecto de inversión

Los bienes muebles comprendidos en la inversión que sirvió de base para el cálculo del crédito en comento, deberán permanecer en las regiones y provincia en las que se llevan cabo las inversiones por el plazo mínimo de 5 años contados desde la fecha de adquisición.  No obstante, los bienes pueden ser sacados de los territorios antes de dicho plazo, previa autorización expresa del Servicio de Impuestos Internos, y previa devolución del impuesto no enterado en arcas fiscales por causa del crédito.

Tanto el Servicio de Impuestos Internos como el Servicio Nacional de Aduanas son las entidades encargadas de la fiscalización del deber de permanencia que pesa sobre los bienes.

Sin perjuicio de lo anterior, el Servicio Nacional de Aduanas puede autorizar la salida transitoria y excepcional de los mencionados bienes de la zona geográfica donde se realizó la inversión, antes del plazo de 5 años antes señalado, por razones fundadas, sin la devolución previa del impuesto, cuando la reparación de los bienes así lo haga exigible o aconsejable para su buen funcionamiento y utilización en las actividades a las cuales están destinados.  El plazo de autorización es de tres meses, prorrogable hasta por un año por razones fundadas.  Si se excede el plazo otorgado, se aplican multas al contribuyente.

Incompatibilidad con otras bonificaciones fiscales

El beneficio del crédito tributario es incompatible con cualquier otra bonificación otorgada por el Fisco sobre los mismos bienes, dispuesta especialmente con el fin de favorecer a las regiones XI y I, debiendo el contribuyente optar por uno de ellos.  En esta situación se encuentran, entre otras, las bonificaciones del DFL 15.

Tasa excepcional de crédito para ciertas inversiones efectuadas en la XV Región

Sin perjuicio de las tasa general de crédito vigente para la Ley Arica (30% del monto de la inversión), las inversiones consistentes en construcciones o inmuebles efectuados en la provincia de Parinacota dan derecho a un crédito del 40% del monto de la inversión.  El mismo porcentaje es aplicable respecto de las inversiones efectuadas en la provincia de Arica consistentes en inmuebles destinados preferentemente a su explotación comercial con fines turísticos, siempre que en este último caso los inmuebles sean calificados como de alto interés, circunstancia que debe ser acreditada mediante una resolución fundada emitida por el director nacional de SERNATUR.

Gravámenes especiales que pesan sobre algunos bienes que forman parte de las inversiones efectuadas bajo la Ley Austral

Adicionalmente a los gravámenes generales que pesan sobre los bienes que forman parte del proyecto de inversión, los bienes incorporados a un proyecto de inversión en las XI y XII Regiones, y en la provincia de Palena, cualquiera sea su naturaleza, no podrán destinarse a un fin distinto de aquellos fines a los que se pueden destinar las inversiones que dan derecho al crédito, y tampoco podrán ser enajenados. Esta prohibición regirá por cinco años, pero el Servicio de Impuestos Internos puede autorizar la desafectación o la enajenación de los bienes, previa devolución de los impuestos no pagados por la imputación del crédito

Se eximen de la prohibición de enajenación las edificaciones que se destinen a actividades productivas o de prestación de servicios educacionales, de salud o de almacenaje, y las destinadas a oficinas o al uso habitacional que incluyan o no locales comerciales, estacionamientos o bodegas. En todo caso, siempre se podrá solicitar el cambio de destino en los casos que se acredite, a lo menos luego de un año de iniciada la actividad de que trata el proyecto, la inviabilidad económica de éste.

Adicionalmente a lo anterior, en el caso de inversiones consistentes en embarcaciones o aeronaves que presten servicios de transporte internacional dentro de las áreas antes mencionadas, el Servicio de Impuestos Internos podrá exigir al contribuyente una caución suficiente para garantizar la radicación del bien en el territorio nacional.

Del mismo modo, los contribuyentes propietarios de embarcaciones y aeronaves están obligados a requerir la anotación al margen del registro correspondiente la obligación de radicación, anotación que deberá mantenerse durante cinco años.  Este deber de requerir la anotación le asiste a todos los contribuyentes propietarios de embarcaciones y aeronaves beneficiadas con este beneficio, independientemente de si prestan servicio de transporte internacional o nacional.